Consecuencias del prorrateo de las pagas extraordinarias cuando está prohibido en convenio colectivo

El art. 31 ET, con carácter general, establece que las personas trabajadoras tienen derecho a dos gratificaciones extraordinarias al año, una de ellas con ocasión de las fiestas de Navidad y la otra en el mes que se fije por pacto colectivo. Como excepción, permite que por convenio colectivo pueda acordarse que las gratificaciones extraordinarias se prorrateen en las doce mensualidades.
Sobre las consecuencias del prorrateo de las pagas extraordinarias cuando no está previsto expresamente por el convenio colectivo se ha pronunciado la STS de 8 de febrero de 2021, rcud 2044/2018, de la que ha sido ponente la Excma. Sra. D .ª María Lourdes Arastey Sahún. El tema no es nuevo para el Tribunal Supremo, aunque sí el supuesto concreto planteado.
En esencia, tres son los supuestos sobre los que se ha pronunciado el Alto Tribunal:
1. Cuando el convenio colectivo prohíbe expresamente el prorrateo y establece como consecuencia del prorrateo que la empresa no queda liberada del abono de las pagas extraordinarias en las fechas previstas, SSTS de 19 de septiembre de 2005, rcud 4524/2004 o de 25 de enero de 2012, rcud 4329/2010.
2. Cuando el convenio colectivo se limita a señalar la fecha de vencimiento de la obligación del pago de las gratificaciones extras y no prohíbe su prorrateo ni dispone consecuencia alguna para el caso de que se efectúe. En estos caso, se imputa lo pagado de forma prorrateada a las pagas extraordinarias, si la suma coincide con el salario anual pactado, STS de 18 de mayo de 2010, rcud 2973/2009.
3. Cuando el convenio prohíbe expresamente el prorrateo, señalando las fechas de abono de las mismas, pero sin disponer la consecuencia del incumplimiento de la prohibición de prorrateo, STS de 8 de febrero de 2021, rcud 2044/2018.
Sobre este último supuesto, el Alto Tribunal llega a la conclusión de que el incumplimiento empresarial de la obligación principal de abonar un total de catorce pagas mensuales en cómputo anual no libera a la empresa del abono de las pagas extraordinarias en las fechas previstas. Los argumentos de la Sala de lo Social son los siguientes:
– Aunque en cada nómina mensual aparece explícitamente un concepto salarial que se imputa a paga extraordinaria, esto no es suficiente ni para determinar la naturaleza de esa parte de la retribución, ni para justificar una actuación contraria a lo fijado en el convenio colectivo.
– Dada la regulación del convenio colectivo sobre las pagas extraordinarias y que la trabajadora y la empresa no han alcanzado un acuerdo bilateral, ni expreso ni tácito, para proceder de otro modo que no fuera el presumiblemente acorde con el convenio colectivo, la retribución percibida mensualmente por la trabajadora se corresponde con conceptos salariales distintos a las pagas extraordinarias.
– Aunque el convenio colectivo no contenga una explícita regla sobre las consecuencias del incumplimiento de la prohibición de prorrateo, no cabe derivar de ello que la instauración unilateral del mismo pueda vaciar de eficacia y contenido a la propia norma paccionada. En consecuencia, lo que cada persona trabajadora percibe mes a mes no es, en ningún caso, retribución por pagas extras sólo porque tal sea la calificación que la empresa le otorgue.
La sentencia cuenta con un voto particular formulado por el Excmo. Sr. D. Ángel Blasco Pellicer para quien, en esencia, la falta de previsión convencional de los efectos del incumplimiento empresarial de la prohibición de prorratear las pagas extraordinarias no permite a la persona trabajadora el pago de nuevo de lo ya efectivamente abonado. Para este magistrado las obligaciones se extinguen por el pago, art. 1156 CC; y lo que anticipadamente se hubiese pagado en las obligaciones a plazo no se puede repetir, art. 1126 CC.
Sin comentarios | Leído 110 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *