Prestación por nacimiento y cuidado de menor: derecho del otro progenitor cuando fallece el menor

La STSJ Cantabria de 10 de diciembre de 2021, Rec. 783/2021, estimando el recurso de suplicación, resuelve la cuestión de si cuando se produce un nacimiento con «muerte fetal anteparto, parto» el otro progenitor tiene derecho a la prestación por nacimiento y cuidado de menor.
 
Los hechos esenciales del caso fueron los siguientes: a) D. Juan y Dª María, en fecha 27-10-2019, tras embarazo, con 39 semanas y 3 días de gestación, se produjo la «muerte fetal anteparto, parto»; b) Dª María obtuvo la «prestación de maternidad», sin embargo a Dº Juan, por resolución del INSS confirmada por el Juzgado de lo Social de Santander, le fue denegada la «prestación por nacimiento y cuidado del menor», por no encontrarse en la situación protegida por el RD 295/2009 y art. 48.4 ET, teniendo en cuenta que el descanso está previsto para el cumplimiento de los deberes de cuidado previstos en el art. 68 Código Civil.
Dº Juan fundamenta su recurso de suplicación en la infracción, entre otros, de los artículos 177, 178 y 183 LGSS, artículo 48 ET, artículos 22 y 26 RD 295/2009 y art. 14 CE. En esencia, argumenta que «tratándose de un parto “a término”, tiene derecho a percibir la prestación.». La denegación de la prestación, que sí se reconoció a la madre, supone una vulneración del artículo 14 CE.
 
Como es sabido, con efectos de 1 de abril de 2019, se modificó la suspensión del contrato por maternidad y paternidad, así como las prestaciones de seguridad social por las mismas contingencias, unificándose en suspensión y prestación por nacimiento y cuidado de menor, Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, (BOE 7 de marzo). Ello supuso, aunque paulatinamente, la equiparación entre mujeres y hombres de los derechos de suspensión del contrato y prestación de seguridad social por la referida circunstancia. Así las cosas, desde el 1 de enero de 2021, ambos progenitores tienen los mismo derechos por el nacimiento de un hijo. Con la reforma de 2019 se pretendía favorecer la corresponsabilidad de mujeres y hombres en el cuidado de menores con el objetivo de lograr una verdadera igualdad de género.
 
El vigente artículo 48.4 ET, por un lado, señala que la suspensión del contrato del progenitor distinto de la madre biológica es «para el cumplimiento de los deberes de cuidado previstos en el artículo 68 del Código Civil», y, por otro, sin matiz alguno, que en los supuestos «de fallecimiento del hijo o hija, el período de suspensión no ser verá reducido, salvo que, una vez finalizadas las seis semana de descanso obligatorio, se solicite la reincorporación al puesto de trabajo».
 
Sin embargo, en desarrollo de la redacción anterior de los preceptos que regulaban las prestaciones de seguridad social por maternidad y paternidad, el Real Decreto 295/2009, de 6 de marzo, por el que se regulan las prestaciones económicas del sistema de la Seguridad Social por maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural (BOE 1 de abril) ordenaba:
a) para la prestación de maternidad (artículo 8.4): «En el supuesto de fallecimiento del hijo, la duración de la prestación económica no se verá reducida, salvo que, una vez finalizadas las seis semanas posteriores al parto, la madre solicitara reincorporarse a su puesto de trabajo».
b) para la prestación por paternidad (art. 26.7): «No podrá reconocerse el subsidio por paternidad si el hijo o el menor acogido fallecen antes del inicio de la suspensión o permiso. Sin embargo, una vez reconocido el subsidio, éste no se extinguirá aunque fallezca el hijo o menor acogido».
 
La STSJ Cantabria, por aplicación del principio de jerarquía normativaconcluye que, dado que el artículo 48.4 ET no diferencia en la concesión del derecho a los progenitores,:
a) debe prevalecer el artículo 48.4 ET en su redacción vigente, y el espíritu y finalidad de la norma que lo introdujo (RDL 6/2019) sobre el RD 295/2009.
b) tras la entrada en vigor de la reforma introducida por el RDL 6/2019 no es posible aplicar el art. 26.7 RD 295/2009. «Lo contrario supondría obviar el mayor rango jerárquico del Estatuto y del RDL. Y, al tratarse ahora de derecho individuales e intransferibles, en el supuesto planteado (gestaciones frustradas de más de seis meses) ambos progenitores pueden suspender su contrato de trabajo y acceder a la correlativa prestación…».
Sin comentarios | Leído 36 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *