Recurso de casación para la unificación de doctrina: sentencia de contraste no idónea

De conformidad con lo dispuesto en el art. 219 LRJS el recurso de casación de la unificación de doctrina tiene por objeto «la unificación de doctrina con ocasión de sentencias dictadas en suplicación por las Salas de lo Social de los Tribuales Superiores de Justicia, que fueran contradictorias entre sí, con la de otra u otras Salas de los referidos Tribunales Superiores o con sentencias del Tribunal Supremo…».
En el escrito de preparación del recurso debe hacerse «referencia detallada y precisa a los datos identificativos de la sentencia o sentencias que la parte pretende utilizar para fundamentar cada unos de los puntos de contradicción», art. 221.2 b) LRJS. Asimismo, «las sentencias invocadas como doctrina de contradicción deberán haber ganado firmeza a la fecha de finalización del plazo de interposición del recurso», art. 221.3 LRJS.
Sobre la firmeza de las sentencia aportadas de contraste se ha pronunciado la STS de 21 de enero de 2021, rcud 3507/2018, siendo ponente la Excma. Sra. D .ª María Luz García Paredes.
El recurso se centra en determinar si la extinción del contrato por causas objetivas debe calificarse de nulo por vulneración de la garantía de indemnidad del trabajador demandante. Se invoca como sentencia de contraste la dictada por la Sala de lo Social del TSJ Canarias, Las Palmas de 11 de noviembre de 2011, Rec. 801/2015. Pero antes de entrar en la resolución del recurso la Sala de lo Social del Tribunal Supremo examina la idoneidad de la sentencia invocada de contraste, en concreto para determinar si la referida sentencia de contraste cumple el requisito de firmeza.
La Sala de lo Social del Alto Tribunal refiere el concepto de firmeza de sentencia previsto en los art. 245.3 LOPJ y 207.2 LEC para concluir que «para otorgar a una sentencia definitiva la condición de firme es necesario que contra la misma no se haya interpuesto recurso alguno en plazo legal o, habiéndolo sido, el recurso haya concluido por resolución judicial que lo declare fuera de plazo, desierto, inadmitido, o sentencia que confirme la recurrida». Se añade que, a efectos del recurso de casación UD, la firmeza de la sentencia de contraste es exigible porque por medio de de la misma se convierten, de modo efectivo y definitivo, en contradictorias las sentencias.
¿Qué ocurre con la sentencia invocada de contraste en este recurso? Que, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 235 LRJS, la sentencia fue sustituida por auto judicial por el que se homologó el acuerdo alcanzado durante la tramitación del recurso. Este convenio transaccional, una vez homologado, sustituye el contenido de lo resuelto en la sentencia o sentencias anteriormente dictadas en el proceso.
La Sala de lo Social del Tribunal Supremo recuerda que «el recurso de casación para la unificación de doctrina que se interpone frente a una sentencia definitiva dictada en suplicación puede concluir por sentencia, estimatoria o desestimatoria del recurso, art. 228 LRJS. No obstante, el recurso también puede finalizar por medio de auto del TSJ, arts. 222.2 y 223.3 LRJS, por decreto, art. 225.1 LRJS; por auto de la Sala del Tribunal Supremo, art. 225.1 y 2 LRJS, o por auto de homologación del acuerdo transaccional alcanzado por las partes, recurrente y recurrida, art. 235.4 LRJS. Estas resoluciones judiciales tienen el efecto de otorgar firmeza a la sentencia objeto del recurso, arts. 222.2, 225.1 y 5 y 228.3LRJS, anular y casarla, art. 228.2 LRJS, o sustituirla en su contenido, art. 235.4 LRJS.
Así las cosas, «el auto que homologa un acuerdo transaccional es un forma de conclusión del recurso contra la sentencia de suplicación que, al ser sustituido su contenido por el acuerdo alcanzado, queda privada de efecto alguno y, por ende, no puede adquirir la condición de sentencia firme porque, en definitiva, el proceso en el que se dictó la sentencia de suplicación ha concluido con un resolución judicial que la ha sustituido».
Con este conclusión se rectifica la doctrina de la STS de 23 de octubre de 2008, rcud 1281/2007.

 

Sin comentarios | Leído 108 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *