Vacaciones y suspensión del contrato o reducción de jornada por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP) o derivadas de fuerza mayor (ERTE)

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 trajo, de modo inmediato, la limitación de la libertad de circulación de las personas y la suspensión de determinadas actividades (RD 463/2020, 14 mar., por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19). Además, el COVID-19 ha supuesto para nuestra sociedad la necesidad de un distanciamiento social y laboral para evitar el contagio. Como consecuencia de esta crisis sanitaria el Gobierno se ha visto en la necesidad de dictar sucesivas normas urgentes y extraordinarias, en concreto, en materia de suspensión del contrato o reducción de jornada por causas de fuerza mayor (ERTE) o por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP), (arts. 22 y ss. RDL 8/2020, 17 mar., de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19; arts. 1 y ss. RDL 24/2020, 26 jun., de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial). La crisis sanitaria y las suspensiones del contrato y las reducciones de jornada del art. 47 ET en relación con las citadas normas extraordinarias y urgentes se han prolongado en el tiempo, por lo que se plantea la cuestión de cuáles son los derechos de las personas trabajadoras en relación con la duración y disfrute de las vacaciones.

  1. Duración de las vacaciones
  2. a) Supuestos de suspensión del contrato

La suspensión del contrato de trabajo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (art. 47 ET) o la suspensión del contrato por causa de fuerza mayor autorizada en expediente de regulación de empleo (ERTE, art. 47.3 ET), como regla general, lleva aparejada la reducción proporcional de las vacaciones (STS 14-7-97, Rec. 4394/96; STSJ Madrid 30-10-2015, rec. 537/15); ahora bien, con derecho a percibir la retribución media durante los días de vacaciones que correspondan (STJUE 13-12-18, Hein, C385/17). Como excepción, por acuerdo colectivo (STSJ País Vasco 7-2-12, rec. 135/12) o decisión unilateral del empresario de efectos colectivos se puede reconocer el derecho de las personas trabajadoras a una duración de las vacaciones superior a la que les correspondería por aplicación del principio de proporcionalidad. De prolongarse las vacaciones, el salario de las mismas sí se vería afectado, habida cuenta que hubo un período del año, más o menos extenso, en el que no se trabajó y no se percibió salario (STS 14-7-97, rec. 4394/96).

  1. b) Supuestos de reducción de jornada

Debe distinguirse entre reducción de jornada horizontal y vertical:

1º) Reducción de jornada horizontal. La reducción de jornada horizontal implica reducir la jornada en todos o en algunos de los días laborables de la persona trabajadora. En estos casos, la duración de las vacaciones no se ve afectada. Por tanto, tendrán derecho a vacaciones en duración equivalente al tiempo que trabajen en el año en curso, computando también el período de reducción de jornada. Ahora bien, la retribución de las vacaciones sí que se verá afectada, habida cuenta la reducción salarial durante el período, más o menos largo, de reducción de jornada (STSJ Castilla y León, Burgos 19-2-16, rec. 59/16).

2º) Reducción de jornada vertical. La reducción de jornada vertical supone reducir el número de días de trabajo, por ejemplo, pasar de trabajar cinco días a la semana a dos o tres días. Aquí la solución es la misma que para los supuestos de suspensión del contrato, es decir, dejar de trabajar dos o tres días a la semana significa que el contrato está suspendido durante esos días, por tanto, esa reducción vertical o suspensión parcial comporta el no devengo de vacaciones y, en consecuencia, una reducción proporcional de las mismas. El salario de las vacaciones también se ve afectado por la disminución de la retribución que percibe la persona trabajadora durante el tiempo que dure la reducción de la jornada.

  1. Disfrute de las vacaciones
  1. a) Supuestos de suspensión del contrato

Mientras dure la suspensión del contrato de trabajo, las personas trabajadoras no pueden disfrutar de su período de vacaciones. Tienen que esperar a que finalice la suspensión del contrato para poderlas disfrutar. Durante la suspensión del contrato, las personas trabajadoras no trabajan ni reciben salario y, aunque disponen de su tiempo para realizar las actividades de ocio de consideren oportunas, no están de vacaciones. Una vez finalice la suspensión del contrato, tendrán derecho al disfrute de las vacaciones, pero en proporción al tiempo trabajado en el año, esto es, con exclusión del tiempo que han tenido suspendido el contrato. Así, por ejemplo, si iniciaron la suspensión del contrato a mediado de marzo y se reincorporan a principios de octubre tendrán derecho a unos catorce días de vacaciones. El salario a recibir durante las vacaciones será la media de lo percibido por el tiempo trabajado.

  1. b) Supuestos de reducción de jornada

Las personas trabajadoras con reducción de jornada sí que tienen derecho a vacaciones. Las situaciones que se pueden dar son dos:

        1ª) La primera, que finalice la reducción de jornada y que se reincorporen a su jornada anterior. En estos casos, la duración y disfrute de las vacaciones no se ven alteradas. La persona trabajadora tiene derecho a disfrutar de las vacaciones en el período pactado y con una duración equivalente al tiempo trabajado, sin exclusión del tiempo de reducción de la jornada. Ahora bien, como ya se ha dicho, la retribución se ve mermada ya que la media de las retribuciones es inferior, habida cuenta que durante unos meses ha tenido la jornada reducida y ha ingresado un salario inferior.

        2ª) La segunda, que la persona trabajadora continúe con la reducción de la jornada cuando llegue el período de disfrute de las vacaciones. En tal caso, la empresa debe informar al SEPE a efectos de que durante las vacaciones se suspenda la percepción de la prestación parcial por desempleo. La persona trabajadora tiene derecho a disfrutar de las vacaciones en el período pactado y con una duración equivalente al tiempo trabajado, sin exclusión del tiempo de reducción de la jornada, salvo el supuesto de reducción vertical de la jornada. Ahora bien, como ya se ha dicho, la retribución se ve mermada ya que la media de las retribuciones es inferior habida cuenta que durante unos meses ha tenido la jornada reducida y ha ingresado un salario inferior. Una vez finalicen las vacaciones la persona trabajadora se reincorpora a la empresa, bien con la jornada reducida, si continúa la situación, y recuperando la prestación parcial por desempleo; bien con la jornada anterior a la que tenía antes de la reducción, si ya han finalizado las circunstancias que dieron lugar a la reducción de la jornada.

  1. Otras cuestiones
  1. a) Período de disfrute de las vacaciones

Es menester recordar que «El período o períodos de… (disfrute de las vacaciones)… se fijará de común acuerdo entre el empresario y el trabajador, de conformidad con lo establecido en su caso en los convenios colectivos sobre planificación anual de las vacaciones», art. 38.2 ET. Así las cosas, la empresa no puede obligar a que la persona trabajadora se tome las vacaciones cuando aquella quiera, sino que el período de disfrute de las mismas ha de ser consecuencia del pacto al que voluntariamente lleguen las partes.

  1. b) Las vacaciones anuales son retribuidas

La persona trabajadora tiene derecho a la retribución de las vacaciones en los términos fijados en el convenio colectivo aplicable que, en todo caso, debe respetar la media de lo que viene percibiendo, art. 38.1 ET. Como se ha visto, la suspensión del contrato de trabajo por las causas del art. 47 ET afecta a la duración de las vacaciones, pero no a la retribución de las mismas; mientras que la reducción del contrato por las mismas causas no afecta a la duración, pero sí a la retribución de las mismas.

  1. c) Extinción del contrato de trabajo

Si, sin solución de continuidad, tras la suspensión del contrato o la reducción de la jornada por las causas previstas en el art. 47 ET se produce la extinción del contrato sin haber disfrutado de las vacaciones, la persona trabajadora tiene derecho a la retribución de las vacaciones devengadas y no disfrutadas en los términos ya señalados en función de que se trate de una previa suspensión del contrato o reducción de la jornada.

Sin comentarios | Leído 63 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *